miércoles, 6 de febrero de 2019

Febrero-Mujer tenía que ser...

Nadia Murad

Una activista nobel de la Paz


Nadia murad es una activista iraquí de 25 años, que ha recibido el Nobel de la Paz, por su trabajo para erradicar la violencia sexual como arma en guerras y conflictos armados.

Nadia fue secuestrada por el Estado Islámico, como otras miles de niñas y mujeres de su comunidad, fue torturada y víctima de múltiples violaciones colectivas antes de ser vendida varias veces en el mercado de esclavas de los yihadistas en 2014.

Los combatientes del Estado Islámico, a bordo de camionetas con su bandera negra, irrumpieron en Kosho, mataron a hombres, convirtieron en niños soldados a los más jóvenes y condenaron a miles de mujeres a trabajos forzados y al esclavismo sexual. Al igual que otras mujeres, Murad fue conducida por la fuerza a Mosul (norte), entonces capital del Estado Islámico en Irak.

"Incapaz de soportar tantas violaciones", según sus propias palabras, decidió escapar. Gracias a la ayuda de una familia musulmana de Mosul, Murad obtuvo documentos de identidad que le permitieron llegar hasta el Kurdistán iraquí. Allí, tras enterarse de la muerte de seis de sus hermanos y de su madre, tomó contacto con una organización de ayuda a los yazidíes, que le permitió reunirse con su hermana en Alemania. En Alemania, Nadia Murad se ha convertido en una respetada portavoz de su pueblo,y lucha  para que los países europeos acojan a los desplazados yazidíes y para que se reconozcan como genocidio las persecuciones cometidas en 2014 por el grupo yihadista Estado Islámico.