martes, 2 de abril de 2019

Abril - Mujer tenía que ser ...




GRETA THUNBERG


A sus 16 años, Greta Thunberg ha conseguido que decenas de miles de estudiantes de todo el planeta cambien cada viernes el pupitre por las calles y se manifiesten contra la destrucción medioambiental y el cambio climático. Sufre el síndrome de Asperger, una forma específica de autismo. Las personas con Asperger suelen ser muy inteligentes, pero tienen problemas con las relaciones sociales y procesan los estímulos sensoriales de una forma diferente a los demás. Algunos tienen tendencia a entusiasmarse de manera casi obsesiva con temas concretos.

Tenía 10 años cuando oyó hablar por primera vez del cambio climático, en clase. No podía entender por qué la gente hacía cosas que eran tan malas para todos. Leyó libro tras libro sobre el tema y finalmente acabó cayendo en una depresión muy seria. Dejó de hablar, dejó de salir a la calle y cada vez comía menos. Sus padres empezaron a preocuparse, hablaron con ella y decidieron emprender un giro total en sus vidas. Inspirada por la fuerza que le dio haber cambiado a su familia, en agosto de 2018 se hizo un cartel que decía: «Huelga escolar por el clima». Armada con él se fue hasta el Parlamento sueco, donde desde entonces se manifiesta todos los viernes. En un primer momento, sus padres y profesores quisieron disuadirla, pero Greta no dio su brazo a torcer.

Hoy, su protesta se ha convertido en un ejemplo para estudiantes de todos los rincones del mundo, que se manifiestan los viernes en lugares tan distantes como Australia, Canadá, Suiza o Alemania.