martes, 2 de abril de 2019

Abril - Palabra del Mes


ACCIÓN POSITIVA




Las acciones positivas son una estrategia destinada a establecer la igualdad de oportunidades por medio de unas medidas (temporales) que permitan contrastar o corregir aquellas discriminaciones que son el resultado de prácticas o de sistemas sociales, o sea, es un instrumento que desarrolla el principio de igualdad de oportunidades y que tiende a corregir las desigualdades. 
En el caso de la discriminación de género, las medidas de acción positiva tienden a eliminar las desigualdades que históricamente sufren las mujeres como consecuencia de los roles y estereotipos que la sociedad les impone. La legislación internacional, europea y española rechaza todo tipo de discriminación por razón de sexo.
Las medidas de acción positivas han sido pensadas hasta el momento para asegurar el derecho de las mujeres a profesiones y cargos laborales o políticos donde están subrepresentadas, una igualdad de condiciones. Sin embargo, toda vez que las medidas de acción positiva pretenden reducir las desigualdades, también pueden ser consideradas como medidas de acción positiva aquellas que promuevan el acceso de los hombres a profesiones tradicionalmente consideradas como femeninas, como sean la educación infantil, la enfermería, los servicios de cuidados o de limpieza, o aquellas que estén orientadas a asegurar el derecho a la igualdad por parte de otros colectivos afectados en sus derechos.
En España, uno de los ejemplos de acción positiva está contemplado en la Ley de Igualdad (2007), que, en el espacio político, pretende garantizar una mayor participación y representación de las mujeres en la vida política, donde han estado tradicionalmente apartadas.