lunes, 23 de septiembre de 2019

SEPTIEMBRE- PALABRA DEL MES

CONCILIACIÓN FAMILIAR

El término conciliación está cada día más presente en el debate político y social. Un término que ha pasado de formar parte de los discursos en materia de empleo a ser una de las palabras más cuestionadas y reivindicadas por la sociedad. Su cuestionada eficacia está provocando un importante problema social en términos demográficos, laborales e igualdad de oportunidades y también serios problemas individuales, que están afectando principalmente a las mujeres madres. La conciliación sobre todo, es una cuestión de personas, no de mujeres o de madres. Cualquier persona debe tener el derecho a equilibrar el uso de los tiempos como quiera. De ahí la necesidad de regular la conciliación teniendo en cuenta estos tres ámbitos y desde una perspectiva de género que fomente el uso del tiempo igualitario entre hombres y mujeres. La conciliación depende de varios factores o agentes sociales. A nivel individual, cada persona puede hacerse responsable de afrontar una vida más equilibrada, pero lo cierto es que esto no es suficiente. Necesitamos que tanto las empresas como las administraciones implanten medidas bien definidas que fomenten la conciliación para todos y todas. Estas son las vías en las que se puede incidir para poder conciliar, pero nuestro estudios muestran cómo todavía hay muchas dificultades para conciliar. Además, esta revisión del marco legal requiere que se haga con perspectiva de género ya que siguen siendo las mujeres las que se ven atrapadas en estas medidas de conciliación, sintiendo que el sistema las empuja a renunciar a una esfera u otra de su vida.