miércoles, 2 de octubre de 2019

OCTUBRE- PALABRA DEL MES


Sufragio Universal


El sufragio universal consiste en el derecho a voto de toda la población adulta de un Estado, independientemente de su raza, sexo, creencias o condición social.
La evolución histórica del sufragio universal ha sido desde el sufragio universal masculino (segunda mitad del siglo XIX) - todos los que supieran leer y escribir - a la inclusión de la mujer (siglo XX en adelante), analfabetos (siglo XX) y mayores de 18 años (segunda mitad del siglo XX).

El sufragio Universal es un logro muy reciente,  más de cien años después de que más de 250.000 mujeres exigieran en las calles de Londres el reconocimiento del derecho al voto femenino, la discriminación de la mujer sigue siendo un hecho diario en todo el mundo, y al menos 23 países mantienen en su legislación normas discriminatorias de todo tipo para las mujeres, en contra de la Convención de la ONU de 1979 sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

En Arabia Saudí las mujeres siguen sin poder votar. En otros países, el derecho al voto femenino es sólo teórico o está limitado a cuestiones como el nivel de instrucción (en Líbano se exige a las mujeres el certificado de educación primaria, no así a los hombres). En Bután, por ejemplo, sólo se permitía hasta hace unos meses un voto por hogar, lo que, en la práctica, dejaba siempre en manos del hombre la decisión de acudir a las urnas. En algunos países de Europa, como Suiza o Andorra, el derecho al voto femenino no se reconoció hasta los años setenta. En Portugal no fue un derecho pleno hasta 1974. Las jordanas o las angoleñas tampoco pudieron acudir a las urnas hasta esta década. En Liechtenstein, también en Europa, hasta 1984. Las kuwaitíes tuvieron que esperar hasta el año 2005. Las mujeres siguen sin poder votar en países, como Brunei y otras monarquías absolutistas, en los que tampoco pueden hacerlo los hombres.